Las crisis y los conflictos en las parejas aparecen habitualmente. Para minimizarlos y tener una buena relación, es fundamental la comprensión de uno mismo y del otro miembro de la pareja. Es aquí donde nuestro estudio tiene la llave para abrir las puertas al entendimiento y poder responder a la pregunta más frecuente: ¿cómo solucionar problemas de pareja? La clave está en entenderse a sí mismo y comprender al otro.

Aconsejamos primero el estudio individual de cada miembro de la pareja, para que cada uno se conozca bien a sí mismo. Posteriormente llevamos a cabo una sesión conjunta en la que cada miembro de la pareja puede entender la estructura genética y epigenética del otro.

Entendiendo de forma íntima y profunda a las personas que componen la pareja, podemos explicarles dónde se complementan y cómo evitar los roces.
De este modo afloran y se comprenden el porqué de las diferencias, pudiendo poner soluciones desde la comprensión y la consciencia. La comprensión de uno mismo es la mejor base para una buena relación de pareja.

Acompañamiento en separaciones y divorcios

Por supuesto, hay ocasiones en las que la ruptura es inevitable. En este caso también recomendamos el estudio a las dos partes. Una vez entendemos las personalidades de la pareja en conflicto, podemos ayudarles a entender mejor lo que ha ocurrido y por qué. Esto nos permite asistirles en el proceso de mediación, y hacer que la separación sea menos traumática. De este modo, la recuperación es mucho más rápida y amable.
Esto lo aconsejamos especialmente cuando la pareja tiene hijos, y particularmente cuando éstos son menores.