Un simple test de orientación vocacional no es suficiente para tomar una de las decisiones más importantes de la vida: ¿qué carrera estudiar? ¿cuál es mi vocación?

A los padres, nos resulta muy difícil y a la vez necesario poder ayudar a los jóvenes a resolver este cuestionamiento. Y a los jóvenes les agobia la presión de tener que tomar una decisión de manera tan temprana.

Es por eso que en Visage, vamos mucho más allá de escoger una carrera. Mediante el estudio de autoconocimiento, ayudamos a los jóvenes a descubrir y confirmar con qué habilidades cuentan y qué tipo de inteligencia y aptitudes tienen más desarrolladas, a conocer sus talentos más innatos, y su estructura de personalidad. Así, entienden si cuentan con un perfil científico, lingüístico, matemático, artístico o social entre otros muchos. De esta manera, no solo ayudaremos a elegir una carrera universitaria, un oficio o profesión, sino a elegir un camino satisfactorio en la vida.

El conocimiento de sí mismos es la clave que les proporciona seguridad personal, les ayuda a saber qué estudiar, y les facilita la entrada en el mundo profesional, pudiendo disfrutar de su talento y de sus estudios. Les permite ser eficientes y conseguir no solamente hacer aquello que les gusta más, sino hacerlo con alta calidad.

Aquellas personas que se conocen bien, encuentran mejores trabajos en mejores empresas y desarrollan su vocación plenamente.

Creemos que hay que hacer de nuestra vocación, nuestra profesión. Solamente así podremos dar lo mejor que tenemos y disfrutar de una vida laboral acorde a nuestra esencia.